fbpx

.

S.O.S. Calvaires. Un fenómeno nacional en Francia.

S.O.S. Calvaires, es una organización francesa creada para proteger las cruces del calvario, una importante manifestación del patrimonio religioso en Francia.

Lo que comenzó como una pequeña organización local en los años 1980 se ha convertido recientemente en un fenómeno nacional con voluntarios y filiales en todas las regiones francesas.

Hasta la fecha, S.O.S. Calvaires ha restaurado más de 100 cruces y documentado más de 4.000 calvarios en Francia.

Su trabajo ha contribuido a la apreciación de esta importante manifestación patrimonial y ha reavivado el interés de las comunidades locales.

En esta entrevista aprendemos más sobre cómo han logrado construir una red tan amplia de voluntarios y encontrar los recursos necesarios para operar en toda Francia.

¿Cómo empezó la organización y por qué se centró específicamente en los calvarios?

En 1987, algunas personas mayores de Le Lion-d’Angers, donde está situada nuestra oficina, crearon una pequeña asociación para proteger y restaurar el patrimonio cristiano formado por calvarios y pequeñas capillas de la zona.

Entonces este fue el germen de la organización.

Luego, en 2014, la organización pasó a manos de un grupo de jóvenes, de entre 25 y 30 años, que cambiaron el nombre a SOS Calvaires.

Hicieron nuevos aportes a la asociación y desde entonces no hemos dejado de funcionar.

¿Tienen los calvarios un significado especial en Francia?

Sí, los calvarios tienen ciertamente un significado especial en la historia de Francia. Se construyeron desde la Edad Media hasta mediados del siglo XX .

En la Edad Media, se construyeron para proteger a los viajeros en el camino.

La mayoría de estos calvarios fueron destruidos durante la Revolución Francesa con el declive de la mentalidad y la fe cristianas.

Luego, durante el siglo XIX , la Iglesia católica decidió reevangelizar el campo francés enviando sacerdotes misioneros a las zonas rurales.

Estos sacerdotes erigieron muchas cruces en los pueblos franceses para que la gente orara y practicara su fe.

Sin los calvarios y sin la obra de estos misioneros en el siglo XIX , la mayoría de la gente en Francia habría perdido la fe y eso habría cambiado la historia del país.

No sabemos cuántos calvarios hay en Francia, pero todas las regiones francesas tienen alguno.

Es bastante raro ver un pueblo francés sin una cruz o una estatua. El estilo de los calvarios depende de la región y de la época en la que fueron construidos.

Así que los calvarios son definitivamente una manifestación patrimonial importante en Francia.

¿Cuáles son las diferentes etapas en el proceso de restauración de los calvarios?

Primero, conocemos los calvarios que necesitan ser restaurados gracias a las personas que nos contactan a través de las redes sociales o a través de cualquiera de nuestras 51 sucursales. En algunos casos, también es el alcalde de un pueblo quien se pone en contacto directamente con nosotros. Después de recibir su mensaje, buscamos al propietario y solicitamos autorización. Entonces podemos comenzar con la restauración.

La restauración de los calvarios puede implicar sólo una limpieza o puede cambiar completamente la cruz. Todo el mundo puede participar en el equipo de restauración. Nos gusta mantener esto abierto para que las personas que viven en el área también puedan ser parte del proceso de restauración. Después de la restauración, realmente no las supervisamos, aunque estamos desarrollando una sucursal con gente de la organización para asegurarnos de que las cruces se mantengan en buenas condiciones. Pero la mayoría de las veces, la gente de los pueblos cuida los calvarios restaurados porque después de participar en una restauración pasan a formar parte de sus vidas, de su pueblo y de su patrimonio. Las obras de restauración del calvario hacen que la gente lo redescubra.

¿Es un desafío hacer que un proyecto como este sea económicamente sostenible? ¿Cómo consiguieron crecer y expandirse en Francia?

Por ahora no recibimos ningún apoyo gubernamental. Sólo donaciones personales de personas en Francia y en el extranjero que conocen nuestro trabajo y están dispuestas a apoyarlo. Buscamos constantemente nuevas donaciones y financiadores para seguir creciendo y ser legítimos en nuestro trabajo y nuestras acciones.

Empezamos a ser más conocidos en Francia hace unos dos años gracias al bonito vídeo que hicimos sobre una restauración. El video se volvió viral y mucha gente empezó a contactarnos para restaurar calvarios en sus regiones. Hasta ese momento sólo teníamos dos empleados completos trabajando en la organización, un carpintero para hacer las nuevas cruces de madera y una secretaria. El resto del personal y los directivos de la organización fueron voluntarios. Así que gracias a ese vídeo promocional, el pasado mes de septiembre SOS Calvaires contrató a dos personas más, un director general para gestionar la dirección de la organización y un responsable de comunicación.

 

En FRH somos conscientes de la importancia de trabajar con las comunidades locales ya que siempre existe una relación entre ellas y su patrimonio. ¿Es esto también algo que tienes en cuenta a la hora de planificar una restauración? ¿Cómo involucra y trabaja con las comunidades locales?

Por supuesto, siempre trabajamos junto con las comunidades locales. Cuando trabajamos en un calvario, los habitantes del pueblo siempre saben lo que estamos haciendo. Nunca trabajamos en secreto. Cuando necesitamos un consejo, un cierto conocimiento o un material específico, simplemente preguntamos. A algunas personas no les importa, pero a otras les interesan mucho nuestras acciones y suelen quedar impresionados al ver a jóvenes realizando la restauración y trabajando por la preservación del patrimonio. Tenemos desde niños hasta abuelos. La mayoría de las veces es algo familiar. Está abierto a todo el mundo y así también contribuimos a que la gente se interese por el patrimonio.

También intentamos conocer la historia de los calvarios que restauramos. Sucede con bastante frecuencia que los lugareños conocen mucho los calvarios, especialmente los mayores, pues en algunos casos fue su padre o su abuelo quien los construyó. Pueden contar la historia y esto puede ser muy conmovedor porque normalmente no tienen la oportunidad de hablar sobre ello.

Recientemente ha lanzado una aplicación que los usuarios pueden utilizar para mapear y cargar información sobre un calvario. Cuéntanos más detalles al respecto.

De hecho, en noviembre lanzamos una aplicación para enumerar todos los calvarios, pero también estatuas, pequeñas capillas y otras manifestaciones patrimoniales que tenemos en Francia y que a menudo pasan desapercibidas. No es sólo para el patrimonio en mal estado sino también para el que se encuentra en buen estado. El objetivo es hacer un inventario de todo ello para llevar un registro lo más exacto posible de esta parte del patrimonio cristiano francés. Este trabajo nunca se ha realizado a nivel nacional en francés. Por tanto, es una tarea muy grande para nuestra organización.

Cuando abres la aplicación, ves el mapa de Francia con todas las categorías patrimoniales disponibles. Ahora tenemos alrededor de 9.000 sitios registrados. Podemos ver la posición exacta del calvario, algunas fotografías, de qué material está hecho y su estado. Como usuario, también puedes subir un nuevo calvario o sitio proporcionando todos estos detalles.

La aplicación también nos resulta muy útil para saber qué calvarios necesitan más ayuda y tener una visión más amplia de esta parte del patrimonio religioso francés. Por ahora, sólo está disponible en Francia. Veremos cómo funciona aquí y quizás en el futuro consideremos la posibilidad de ponerlo a disposición en otros países.

Para finalizar esta entrevista, 

¿Cómo pueden contribuir los voluntarios, los profesionales y la sociedad en general a su misión?

Todos pueden venir y ayudar a restaurar los calvarios. Todo lo que tienes que hacer es contactar al gerente de la sucursal de tu región y decirle que quieres ayudar. Tan fácil como eso. Como dije, tenemos 51 sucursales en Francia, pero nuestro objetivo es tener al menos una por departamento.

La mayoría de los voluntarios contactan con nosotros a través de las redes sociales, mientras que otros lo hacen por teléfono o correo electrónico. Les ponemos en contacto con el responsable de su región quien les informa en qué restauración de calvario pueden participar.

Para formar parte del equipo de restauración no es necesario tener habilidades especiales. Nuestros voluntarios son agricultores, arquitectos, abogados, estudiantes, madres, padres, constructores, empresarios, informáticos, etc. A veces vienen padres con sus hijos, a veces tenemos personas de 30 años y otras personas de 80 años. . Todo lo que necesitas es buena voluntad. Luego, nuestros directores regionales, que reciben formación nuestra para trabajar con un calvario específico, dan a los voluntarios las instrucciones para participar en la restauración.

Vídeo sobre la restauración del Calvario de Soulaire-et-Bourg, Francia.

Texto extraído de Future for Religious Heritage FRH. The European network for historic places of worship. Interview with S.O.S. Calvaries (France).

¿te gustó este post?

PSICÓLOGOS CATÓLICOS.

Recuerda que, si has intentado hacer algún cambio y no lo has logrado, o estás pasando por algún momento de dificultad; existen profesionales (Psicólogos Católicos), que pueden ayudarte a trabajar en ello.

Un Psicólogo Católico es un profesional de la Psicología, con un enfoque científico, fundamentado en la antropología cristiana-católica.

Psicólogo Católico. Terapia de pareja. Terapia familiar. Terapia individual.

Table of Contents

Sé parte de nuestra gran familia digital Católica

Artículos relacionados