.

Año nuevo: una esperanza viva

Un año nuevo comienza

Aquí aparecen los buenos propósitos, los nuevos planes, las nuevas expectativas y los nuevos retos.

Por ello, es importante que como cristianos podamos meditar sobre lo que la Palabra de Dios nos dice al respecto.

Con el fin de refrescar y renovar nuestra relación y compromiso con Dios, con los demás y nosotros mismos para vivir con una esperanza viva durante este nuevo año que iniciamos.

Una nueva creación

2 Cor 5,17: Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo.

Este renacer lo podemos relacionar con la celebración y octava de Navidad que nos conduce a renovarnos como personas, matrimonio y familia.

Asimismo, nos lleva renacer como sacerdotes, consagrados y laicos en la vida de la Iglesia.

De esta manera, ya que nuestra vida cotidiana esta fundamentada en las prácticas religiosas vuelve a nacer cada día. 

Un nuevo corazón

Ez 36, 26: Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne.

Como personas enfrentamos las situaciones cotidianas desde nuestros pensamientos, sentimientos y acciones para desarrollarnos en lo personal, lo familiar y lo social.

Sin embargo, cuando dejamos que estas áreas sean tocadas por el espíritu de Dios, se vive la sanación y el desarrollo pleno. 

Aprender de los errores del pasado

Heb 12, 11: Ninguna corrección nos alegra en el momento, más bien duele; pero con el tiempo, si nos dejamos instruir, traerá frutos de paz y de santidad.

Los cambios que necesitamos en la vida cotidiana no suceden simplemente de los buenos propósitos, sino de la lectura que hacemos desde el contexto social; pero de manera especial desde la lectura de la fe.

Esto implica una practica permanente de los sacramentos, la oración y la caridad; lo cual podemos lograr a través del Calendario Litúrgico en la iglesia.

año nuevo, esperanza

Esperanza en Dios

Jer 29,11: Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor —, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.

El Señor nos enseña que no importa por las circunstancias por las que hemos pasado, hasta aquí hemos llegado y nos espera una promesa de bienestar para el año que iniciamos: una esperanza viva. 

Por lo tanto, para los cristianos el nuevo año que iniciamos es una renovación permanente.

Desde los dones recibidos de Dios para crecer en lo personal, con los demás y en el llamado a la santidad, según el estado de vida en la iglesia.

Oración:

Querido Jesús, te agradecemos este nuevo año que hemos comenzado, ayúdanos a poder permanecer en ti, a poner en tus manos los proyectos y própistos de este año y que mediante la oración, sepamos descubrir lo que tú quieres para nuestra vida.

Regálanos el don de la esperanza, para que en medio de las dificultades que se puedan presentar, no desviemos la mirada del horizonte que nos propones vivir. Amén.

Psicólogo Católico Nemesio Marin

Agenda tu cita con este profesional en solo 3 pasos, dando click aquí.

Nemesio Marin

¿te gustó este post?

PSICÓLOGOS CATÓLICOS.

Recuerda que, si has intentado hacer algún cambio y no lo has logrado, o estás pasando por algún momento de dificultad; existen profesionales (Psicólogos Católicos), que pueden ayudarte a trabajar en ello.

Un Psicólogo Católico es un profesional de la Psicología, con un enfoque científico, fundamentado en la antropología cristiana-católica.

Psicólogo Católico. Terapia de pareja. Terapia familiar. Terapia individual.

Table of Contents

Sé parte de nuestra gran familia digital Católica

Artículos relacionados