fbpx

.

¿Cómo saber si un niño tiene un trastorno de ansiedad?

Entrevista realizada por Lucía Legorreta a la psicóloga Verónica Thomassiny, miembro de la red de Psicólogos Catholizare. “¿Cómo saber si un niño padece de trastorno de ansiedad?”

¿Qué es el trastorno de ansiedad?

Me gustaría comentar que la ansiedad en sí misma no es mala. La ansiedad es una emoción y como cualquier otra emoción, es normal, es natural.

Cualquier niño, niña, al igual que cualquier persona, puede experimentarla.

Lo quiero recalcar, porque a veces cuando notamos una situación de ansiedad en un niño, pensamos que ya tiene un trastorno y no necesariamente.

Como cualquier otra emoción la ansiedad tiene una función adaptativa que le va a permitir al niño ajustarse a una eh realidad.

¿Cuándo se puede comenzar a hablar de un trastorno de ansiedad?

Cuando la presencia de esta emoción ya no cambia, o sea si el niño se estanca en esa situación de ansiedad.

¿Con qué frecuencia sucede?

Las estadísticas hablan de que cada vez es más frecuente por los estilos de vida que llevamos.

Estilos de vida donde cada vez es más importante ser el mejor, donde no se nos permite equivocarnos.

Estilos de vida donde las redes sociales aparentemente nos mantienen más comunicados, pero al mismo tiempo nos mantienen cada vez más aislados.

Y esto, si bien es preocupante en todas las personas, yo diría que en el caso de los niños y de los adolescentes es todavía más grave.

Y si a eso le aunamos el que cada vez más las familias se desintegran, que los niños ya no tienen esta estabilidad que les debería dar la familia.

Son factores que van incrementando día a día el El hecho de que la ansiedad se esté intensificando en nuestros niños.

¿Desde qué edad están empezando a ver ya casos de ansiedad en los niños?

 
Con más claridad podríamos empezarlo a ver cerca de los 3 años.
 
Hay que entender también que hay periodos de la vida del niño, donde el miedo o la ansiedad puede ser relativamente normal.
 
Por ejemplo, en niños pequeños hasta aproximadamente los 3 años, es natural ver ansiedad ante la separación del de la madre del padre o de las figuras que los que los cuidan.
 
Esto lo lo vemos eh con mucha frecuencia y no nos está hablando de un trastorno es parte del desarrollo del niño.
 
También es cierto que, cuando yo llevo a mi hijo a la escuela y él se angustia, empieza a llorar, no quiere entrar a la escuela, etc., es normal.
 
Se podría decir que esto ya no está siendo normal, cuando pasa un mes.
 
Por ejemplo, de que ingresó a la escuela y el niño sigue con el mismo temor con las mismas reacciones de ansiedad ante el hecho de que la madre lo deje.
 
Entonces el primer mes podríamos decir, es un periodo de adaptación, es perfectamente normal.
 
Pero al pasando ese tiempo, esperamos que el niño ya haya identificado que este espacio es seguro para él, que no hay riesgos.
 
Entonces pasado un mes podríamos decir que el niño ya no no debería de tener ningún motivo de sentir ansiedad.
 

¿Cuáles vendrían siendo ya síntomas preocupantes?

La ansiedad se caracteriza o se va a alimentar de pensamientos.
 
Sobre todo cuando hablamos ya de una patología de pensamientos como catastróficos, donde la imaginación va ganando terreno.
 
Si yo me doy cuenta que estos pensamientos están ligados a una situación que estoy viviendo.
 
Y que si yo hablo con el niño y esto se va disminuyendo no hay problema.
 
Pero si esta situaciones se están convirtiendo en el día a día y los pensamientos más frecuentes de mi hijo son de esta naturaleza: temores, ansiedad, etc,. ojo esto ya no es normal.
 
Otra característica muy importante, cuando todo es este tipo de de pensamientos y la emoción de ansiedad está ya limitando el desarrollo del niño en los diferentes ambientes.
 
Cuando no puede socializar por el temor a ser rechazado, ojo no se está desempeñando adecuadamente en la escuela, no puede concentrarse porque no quiere ir, por los miedos que tiene, ¡ojo!.

Entonces cuando esta emoción empieza a afectar las diferentes áreas donde el niño se desenvuelve ya podríamos decir que hay una situación que habría que tratar.

¿Qué otras cosas puedo observar?

Síntomas físicos: ver dolores de cabeza dolores de estómago todo este tipo de cosas, y que al ir al médico me dice es que no tiene nada.

Entonces esto ya me está hablando de que muy probablemente hay una somatización.

Es decir que la cuestión emocional está impactando, se está traduciendo en síntomas físicos en enfermedades no que me revelan que algo no va bien.

Si yo noto cambios importantes en su comportamiento: si el niño deja de jugar o deja de hacer cosas que a él le gustan que a é le interesan por estos miedos que tiene sería importante ver. 

Alteraciones en en la forma en la que come, puede ser que esté comiendo de más puede ser que esté comiendo de menos.

Alteraciones en su sueño, sea que duerma de más, o al contrario, que tenga problemas para eh conciliar el sueño que tenga pesadillas frecuentes, que a veces estas pesadillas están ligadas a estos temores.

Puedo observar a la mejor también el desinterés, puedo observar que el niño se da fácilmente por vencido.

Pero los niños que sufren ansiedad, generalmente no lo hacen así se dan por vencidos fácilmente tienen temor a hacer cosas nuevas.
 
La irritabilidad también no es otro síntoma característico si yo empiezo a ver que mi niño no había tenido problemas en la escuela.
 
Que le contesta la maestra, que no quiere trabajar, que está disperso, todo eso son señales de alarma.
 

¿Y yo tendría que preguntarme qué está sucediendo? 

Una cosa bien importante es justo mantener la comunicación. La importancia de tener comunicación en la familia.
 
Evidentemente al niño no le voy a explicar con lujo de detalles lo que está pasando o cuáles son va a ser el impacto.
 
Pero sí tengo que hablarlo y explicarlo al nivel del conocimiento e y de la capacidad de comprensión que tiene el niño.
 
Porque si yo no lo hago, esto va a dar pie a este tipo de situaciones.

¿Qué se recomienda hacer? 

Lo primero que yo recomendaría es justo esto hablar con los niños, indagar qué es lo que les preocupa, conocer cuáles son sus temores.
 
Y como adultos bueno tratar de tranquilizarlos de explicarles lo que está sucediendo.
 
Muchas de las veces, esto es suficiente para que la la situación cese.
 
Pero, si a pesar de ello, Yo veo que sus problemas siguen, entonces sí sería importante empezar a pensar en recurrir a un especialista.
 
Todas las emociones se alimentan o se generan a partir de los pensamientos, es decir hay un estímulo, yo veo algo oigo algo siento algo y yo tengo que interpretar ese estímulo.
 
Esa interpretación que yo doy, va a generar al mismo tiempo una emoción, dependiendo de cómo es mi interpretación.
 
Este niño que interpreta que va a dormir en en la calle, lo que siente no miedo e inseguridad, por lo tanto esto va a cambiar su conducta.
 
Si el niño eh aprende a ver todo de manera negativa, pesimista, etc., la probabilidad de que desarrolle ansiedad o depresión o algún otro trastorno va a ser más alto.
 
Porque no no le estamos dando oportunidad de eh interpretar de una manera más eh positiva la vida que está viviendo.
 

¿Qué tanto la ansiedad en niños o la depresión se trata con medicamentos?

Entiendo que hay veces que la gravedad del asunto lo requiere, pero yo pondría una cosa.
 
Si la situación que me está generando el problema es a nivel emocional un medicamento no lo va a controlar.
 
Entonces el medicamento muchas veces lo que me ayuda es a disminuir la sintomatología, para que el niño que está medicada pueda ser funcional y pueda obtener el mejor resultado de un tratamiento psicológico. 
 
¿Qué tengo que hacer? Quitar el problema de raíz entonces tendría que trabajar la parte emocional, y esa la vas a trabajar con un psicólogo.
 
Lo que les pediría es justamente lo que ya hemos venido hablando tener comunicación con sus hijos, tener apertura para escuchar sus sus inquietudes aclararlas.
 
Tratar de tener una familia que sea segura para el niño, a veces hasta el hecho de que tengan límites claros que el niño sepa exactamente qué se espera de él.
 
El conocer a mi hijo es sumamente importante, si yo observo cambios importantes en su estado de ánimo en las actividades que realiza, algo está pasando.
 
Conocerlos, de preocuparme por ellos y mantener una comunicación abierta es creo que es esencial.
 
Escucha la entrevista completa que le hicieron a nuestra especialista, danto click aquí.

¿te gustó este post?

PSICÓLOGOS CATÓLICOS.

Recuerda que, si has intentado hacer algún cambio y no lo has logrado, o estás pasando por algún momento de dificultad; existen profesionales (Psicólogos Católicos), que pueden ayudarte a trabajar en ello.

Un Psicólogo Católico es un profesional de la Psicología, con un enfoque científico, fundamentado en la antropología cristiana-católica.

Psicólogo Católico. Terapia de pareja. Terapia familiar. Terapia individual.

Table of Contents

Sé parte de nuestra gran familia digital Católica

Artículos relacionados