Efectos psicológicos en quienes realizan un aborto

“Sueño con fetos, como todos los que estamos aquí:…

sueños de abortos, uno tras otro, de baldes de sangre salpicados por las paredes; árboles colmados de fetos gateando”. Así habló Sallie Tisdale sobre el tiempo en que trabajó como enfermera en una clínica de abortos. En un artículo para la revista Harper, ella escribió acerca de un sueño en el que dos hombres la sujetaron y la arrastraron a la fuerza.

“Hagamos un aborto”, dijeron con una nauseabunda mirada lasciva. Yo empecé a gritar, estaba sumergida en una visión de succiones, de dolores chirriantes, de ser extendida y desmembrada por una serie de instrumentos que cumplen la función para la que fueron hechos. Desperté casi sin poder respirar e imaginé mesas de cocina y percheros, agujas de tejer manchadas de sangre y a mujeres que en soledad apretaban almohadas en sus bocas para evitar que sus gritos perforen las paredes de sus departamentos.

No es un trabajo ni fácil ni agradable.

“Hay momentos de cansancio, sombríos momentos en los que creo no poder aguantar un recipiente más lleno de restos sangrientos, en que no creo poder pronunciar alguna otra clase de frase de consuelo”, escribió. “…me preparo para el siguiente recipiente, para otra breve y áspera pérdida.’¿Cómo aguantas?’ Hasta los pacientes preguntan…observo desinflarse el abdomen hinchado de una mujer en tan sólo unos momentos y mi propio estómago se estremece de dolor, de pesar”.

¿Cuál es el impacto emocional en las personas que realizan abortos?

Quienes los hacen han escrito y dicho lo suficiente como para mostrar que no se trata de un procedimiento médico cualquiera. Algunos, como Tisdale, tienen pesadillas. Otros sufren muchos de los síntomas asociados con el Desorden de Estrés Post-traumático (PTSD), alguna vez llamado “neurosis de guerra” y “fatiga de batalla”. La práctica de la medicina, de curar, no debería dar pesadillas, no debería causar una neurosis de guerra.

A continuación, se citarán solamente a doctores pro-opción, enfermeras y publicaciones médicas oficiales, salvo por los dos médicos citados al final. Sus creencias de que lidiar constantemente con el aborto es una inusual y significativa fuente de estrés, más que la medicina ordinaria, de ninguna manera proviene de la oposición al aborto.

quienes realizan un aborto, médico

Sus Traumas

Es notable la poca atención y estudio prestado a los médicos, enfermeras, consejeros y demás trabajadores de las clínicas abortivas. Sólo se han realizado dos estudios que observan una gran cantidad de personas, y fueron hechos por investigadores que no trabajaban en el campo del aborto. El primero (de M. Such-Baer), apareció en Social Casework en 1974 y el otro (de K. M. Roe) apareció en Social Science and Medicine en 1989.

Ambos estudios fueron realizados por personas a favor del aborto legal, no obstante lo cual, ambos notan la alta frecuencia de los síntomas que se enmarcan en la condición conocida hoy como Desorden de Estrés Post-Traumático (PTSD). El estudio publicado en 1974, antes de que se adoptara el término, describe que “eran frecuentes los pensamientos obsesivos sobre el aborto, depresiones, fatiga, ira, baja autoestima y problemas de identidad. El complejo sintomático fue considerado un ‘desorden reactivo transitorio’, similar a la ‘fatiga de batalla'”.

El otro estudio mostró síntomas similares: “Los periodos ambivalentes se caracterizaban por una variedad de sentimientos otrora poco comunes y un comportamiento que incluía aislamiento de los colegas, resistencia a ir al trabajo, falta de energía, impaciencia con los clientes y un sentimiento de desasosiego general. Pesadillas, imágenes que no se iban y preocupación era elementos comunes. También era común la profunda y solitaria intimidad en la que los médicos se enfrascaban para afrontar esta ambivalencia.

Todavía no puede afirmarse que los médicos abortistas sufren de PTSD porque realizan abortos. Es difícil de probar: Puede ser difícil determinar quien y quien no está realizando abortos; aquellos que han sufrido más ya pueden haber dejado la práctica; puede ser que las personas que han sufrido eventos traumáticos en el pasado están más inclinados a participar de los abortos; finalmente, el debate político actual puede afectar la manera en como percibe la gente su trabajo.
Sin embargo, la evidencia recogida hasta el momento muestra que se necesitan más estudios.

American Medical News, una revista publicada por la Asociación Médica Americana, señaló que las discusiones en el taller de la Federación Nacional del Aborto “iluminan un aspecto poco conocido del debate sobre el aborto: los sentimientos de conflicto que afectan a muchos proveedores…La idea de que las enfermeras, doctores, consejeros y los demás trabajadores en este campo sienten escrúpulos de que el trabajo que realizan es un secreto muy bien guardado”.

médico aborto terapéutico

Entre las historias.

Una enfermera que había trabajado en una clínica abortista durante menos de un año dijo que sus peores momentos no aparecían en la sala de operaciones sino después. Muchas veces, dijo, las mujeres que acaban de someterse a un aborto se echaban en la sala de recuperación y lloraban, “He matado a mi hijo. Acabo de matar a mi hijo”. “No sé qué decirle a estas mujeres”, dijo la enfermera al grupo. “Una parte de mí piensa, ‘Tal vez tienen razón'”.

Un doctor en Nuevo México admitió que

A veces se sorprendía por la ira que un aborto tardío podía provocarle. Por un lado, dijo el médico, está molesto con la mujer. “Pero paradójicamente”, añadió, “Tengo sentimientos de molestia hacia mí por sentirme bien al apretar el tope de la cabeza del bebé, por sentirme bien por haber realizado un procedimiento técnicamente bueno que destruye al feto, que mata un bebé”.

Casi todo negativo

El estudio Such-Baer, hecho en 1974, un año después de la legalización del aborto en todo el país gracias a Roe vs Wade, reportó que “casi todos los profesionales involucrados en trabajos abortivos reaccionaban con sentimientos negativos”. Quienes tienen contacto con los residuos fetales tienen mayores sentimientos negativos que aquellos que no entablan contacto, y su reacción no varía mucho: “Todas las reacciones emocionales fueron unánimemente, extremadamente negativas”.

El más grande estudio publicado incluía entrevistas a 130 “trabajadores del aborto” en San Francisco entre enero de 1984 y marzo de 1985. Los autores no esperaban encontrar lo que encontraron. “Particularmente sorprendente fue el hecho que el malestar con los clientes del aborto o con los procedimientos tenía lugar en los médicos que apoyaban fervientemente el derecho al aborto y que expresaban un gran compromiso con su trabajo”, anotaron. “Este hallazgo preliminar sugirió que incluso aquellos que apoyan el derecho de una mujer a eliminar un embarazo, pueden estar luchando con una fuerte tensión entre sus creencias formales y la experiencia situada en sus trabajo con el aborto”.

Como reacción, los investigadores decidieron “entrevistar solo a médicos que se consideraban pro-opción y que estaban comprometidos a continuar con su labor por lo menos durante seis meses”. Creyeron que estas personas, “en tanto libres de sentimientos preexistentes de anti-opción y resistentes a su potencial influencia, proveerían datos valiosos sobre los dilemas y dinámicas del trabajo en el aborto legal”. Esto redujo la muestra a 105 trabajadores.

Setenta y siete por ciento de ellos habló del tema del aborto como un acto destructivo, de la destrucción de algo vivo. Sobre el asesinato: “No se esperaba que salga este tema entre médicos pro-opción, sin embargo, el dieciocho por ciento habló de él cuando habló de su participación en el aborto en algún punto de la entrevista. Este tema tendía a surgir lentamente en las entrevistas y era siempre presentado con una evidente incomodidad”.

médico enojado

Incluso Tisdale, que aún creía en el aborto, admitió la ambigüedad de realizarlos. El aborto, dijo, “es el límite más estrecho entre la amabilidad y la crueldad. Hecho de la mejor manera posible, sigue habiendo violencia -violencia misericordiosa, como darle muerte a un animal sufriente…es una dulce brutalidad la que aquí practicamos, una dura y amorosa frialdad”.

El estrés parece crecer en la medida en que el no-nacido se desarrolla. “Mientras el embarazo avanza, la idea del aborto se vuelve más y más repugnante para muchas personas, incluso para el personal médico”, dijo un doctor abortista llamado Don Sloan en un libro que apoyaba vigorosamente la necesidad de la legalización del aborto. Como respuesta, “Los médicos intentan divorciarse del método”.

Luego de describir el procedimiento de gráficamente, incluyendo la necesidad de revisar las partes del cuerpo para asegurarse de que todo el feto haya sido removido del útero, concluyó diciendo: “¿Quieres abortar? Paga el precio. Hay un viejo dicho en medicina: Si quieres trabajar en la cocina, tendrás que romper algún huevo. El horno se calienta. Prepárate para quemarte”.

Los abortos en una etapa avanzada del embarazo ofrecen “un inusual dilema”, dijo Warren Hern, especialista en abortos, en un trabajo para la Asociación de Médicos de Planned Parenthood. Los doctores y enfermeras que los realizan tienen “fuertes reservas personales acerca de participar en una operación que ellos ven como destructiva y violenta”.

Explicó sus reacciones de la siguiente manera:
Parte de nuestra herencia cultural y tal vez biológica retrocede ante una operación destructiva de una manera muy similar a la nuestra, incluso cuando sabemos que el acto tiene un efecto positivo en una persona viva. Nadie que no haya realizado este procedimiento puede saber cómo es o lo que significa; pero habiéndolo hecho, quedamos perplejos ante las posibilidades de interpretación.

Hemos alcanzado un punto en esta tecnología en particular, en el que no hay posibilidad de negar el acto de destrucción del operante. Está frente a nuestros ojos. Las sensaciones de desmembramiento fluyen a través de los fórceps como una corriente eléctrica…Mientras más parece que solucionamos el problema, más espinoso se vuelve.

Pesadillas


Pero son los sueños de los médicos los más nos pueden decir al respecto. Los malos sueños son tan comunes que su mención, aunque sea pequeña, puede esperarse en casi todas las presentaciones sobre el tema de las reacciones emocionales de los trabajadores que realizan abortos en un clínica abortiva. Muchos de ellos dejaron de realizar abortos porque se convencieron de estaba mal, gracias a sus sueños sobre abortos.

pesadillas

Los reportes varían respecto del número de trabajadores que sufrían de pesadillas relacionadas con el aborto: Un estudio del Dr. Hern señala que solo dos de 23 trabajadores reportaron pesadillas sobre el aborto, mientras que una noticia sobre abortos en embarazos avanzados aparecida en ObGyn News dijo que un cuarto de los trabajadores soñaban con abortos. Tisdale dijo que en su centro médico todos tenían esos sueños, pero eso probablemente haya sido una licencia poética.

¿Cómo son estos sueños? Tisdale habló de sueños de “sangre salpicada en las paredes” y “árboles repletos de fetos gateando”, así como de su propia violación. Otro escritor habló sobre una enfermera que soñó que “estaba metiendo un bebé por la boca de un jarrón [de antigüedades]. El bebé la miraba con una expresión suplicante. Había un aro blanco alrededor del jarrón. Ella interpretó esto como la representación de las demás enfermeras observando su acto y condenándolo”.

Él llegó a la conclusión de que su sueño (el de ella) “muestra que inconscientemente el acto de abortar se experimentó como un acto de asesinato. Debe notarse que esta enfermera estaba absolutamente involucrada e intelectualmente comprometida con la nueva ley del aborto. Tuvo una reacción típica.

Sin importar la religión u orientación filosófica de cada quien, la visión inconsciente del aborto permanece igual. Esto es lo más significativo de todo lo que se aprendió en estas sesiones”. (Esta historia apareció en un editorial de Obstetricia y Ginecología, que argumentaba que los trabajadores de centros abortistas deben ser alentados a hablar sobre sus problemas como una manera de que sigan realizando su trabajo).

American Medical News reportó lo siguiente del taller de la Federación Nacional del Aborto: “Ellos [quienes realizan o ayudan a realizar abortos] se preguntan si es que el feto siente dolor. Hablan sobre el alma y a donde va. Y acerca de sus sueños, en los que los fetos abortados los miran con ojos de ancianos (ancient eyes) y con sus manos y pies perfectamente desarrollados preguntándoles, ‘¿Por qué? ¿Por qué me hiciste esto?'”.

Un informe presentado a la Asociación de Médicos de Planned Parenthood describió los sueños de dos personas que soñaron que “vomitaban fetos, junto con un sentimiento de horror”. Los escritores concluyeron, “En general, parece que mientras mayor es el contacto físico y visual (de los doctores y enfermeras), se experimenta mayor estrés.

Esto es evidente tanto en el estrés consciente cuanto en las manifestaciones inconscientes como los sueños. Por lo menos, los dos individuos que reportaron varios sueños significativos.

Por Rachel MacNair. 

Texto original publicado en Aciprensa

¿te gustó este post?

Sé parte de nuestra gran familia digital Católica

Instituciones que brindan ayuda a la mujer.

VIFAC
VIFACwww.vifac.org
Leer más
Casas de acompañamiento a mujeres embarazadas

800 362 2207
55 5919 2136
55 2569 5782
Salva una Vida
Salva una Vidawww.salvaunavida.org.mx
Leer más
Apoyo a mujeres embarazadas en situación vulnerable.

55 5260 3394
55 6038 1770
La Vida por Delante
La Vida por Delantewww.lavidapordelante.mx
Leer más
Apoyo, atención y acompañamiento a mujeres embarazadas y familiares.

55 3677 8518
800 685 3777 .
Anterior
Siguiente
Mater Filius
Mater Filiuswww.materfilius.org
Leer más
Casas de acompañamiento a mujeres embarazadas

800 327 6926
55 5645 7107
55 6610 3615
Red Materno Infantil
Red Materno Infantilwww.redmaternoinfantil
Leer más
Formación y atención en salud a mujeres y sus bebés.

55 5271 8050
55 5515 2874
55 5473 0634
Fundación Origen
Fundación Origenwww.origenac.org
Leer más
Asesoría legal y psicológica.

800 015 1617
55 5520 4421
55 5520 0155
Anterior
Siguiente
Proyecto<br> Guadalupe
Proyecto
Guadalupe
www.proyectoguadalupe
Leer más
Acompañamiento para sanar las heridas despues del aborto.

55 5260 0731
55 3247 7550
55 4683 7108
proyectoguadalupe2016@gmail.com
Casa Hogar para Madres Solteras
Casa Hogar para Madres Solteraswww.lacaridaddecristo
Leer más
Casas de acompañamiento a mujeres embarazadas.

55 5606 1376
55 3145 1493
CENTRIFAM
CENTRIFAM@centrifam
Leer más
Formación y atención en salud a mujeres y sus bebés.
cen.tri.fam@gmail.com
Anterior
Siguiente
WOOMB de México
WOOMB de Méxicowww.woombmexico
Leer más
Acompañamiento y asesoría en paternidad responsable

Metodo de la Ovulación Billings®

55 5560 5486
55 4058 0701
dirgralensenanza@yahoo.com.mx
Effethá Kum AC
Effethá Kum ACwww.effethakum.org/
Leer más
Prevención y postvención del suicidio y acompañamiento tanatológico.

56 1167 70135
effetha.kum@gmail.com
Fátima AC
Fátima ACwww.fatimaac.com
Leer más
Apoyo psicológico, legal, nutricional y formación integral para mujeres.

55 6276 2942
Anterior
Siguiente
CARDI
CARDIwww.cardi.org.mx
Leer más
Atención a pacientes y familiares de bajos recursos Dispensario médico

55 5761 4845
55 5761 6046
55 5473 9481
Casa de las Mercedes IAP
Casa de las Mercedes IAPwww.casadelasmercedes.
Leer más
Casa de acompañamiento a mujeres.

55 5703 1109
Yoliguani
Yoliguaniwww.yoliguani.org
Leer más
Casas de acompañamiento a mujeres embarazadas.

55 5020 9770
55 5251 4829
Anterior
Siguiente

Artículos relacionados

sobre el aborto 3
Pro-vida

Hablando claro sobre el Aborto

Nonatos, nonacidos, nascituros, nascendos, prenacidos, nascentes, nacientes, infantes, niños. Urge poner el

© All rights reserved / Made with ❤ by Catholizare

Aquí encontraras ayuda en más de 20 instituciones.

CARDI
CARDIwww.cardi.org.mx
Leer más
Atención a pacientes y familiares de bajos recursos Dispensario médico

55 5761 4845
55 5761 6046
55 5473 9481
Casa de las Mercedes IAP
Casa de las Mercedes IAPwww.casadelasmercedes.
Leer más
Casa de acompañamiento a mujeres.

55 5703 1109
Yoliguani
Yoliguaniwww.yoliguani.org
Leer más
Casas de acompañamiento a mujeres embarazadas.

55 5020 9770
55 5251 4829
Anterior
Siguiente
VIFAC
VIFACwww.vifac.org
Leer más
Casas de acompañamiento a mujeres embarazadas

800 362 2207
55 5919 2136
55 2569 5782
Salva una Vida
Salva una Vidawww.salvaunavida.org.mx
Leer más
Apoyo a mujeres embarazadas en situación vulnerable.

55 5260 3394
55 6038 1770
La Vida por Delante
La Vida por Delantewww.lavidapordelante.mx
Leer más
Apoyo, atención y acompañamiento a mujeres embarazadas y familiares.

55 3677 8518
800 685 3777 .
Anterior
Siguiente
Mater Filius
Mater Filiuswww.materfilius.org
Leer más
Casas de acompañamiento a mujeres embarazadas

800 327 6926
55 5645 7107
55 6610 3615
Red Materno Infantil
Red Materno Infantilwww.redmaternoinfantil
Leer más
Formación y atención en salud a mujeres y sus bebés.

55 5271 8050
55 5515 2874
55 5473 0634
Fundación Origen
Fundación Origenwww.origenac.org
Leer más
Asesoría legal y psicológica.

800 015 1617
55 5520 4421
55 5520 0155
Anterior
Siguiente
Proyecto<br> Guadalupe
Proyecto
Guadalupe
www.proyectoguadalupe
Leer más
Acompañamiento para sanar las heridas despues del aborto.

55 5260 0731
55 3247 7550
55 4683 7108
proyectoguadalupe2016@gmail.com
Casa Hogar para Madres Solteras
Casa Hogar para Madres Solteraswww.lacaridaddecristo
Leer más
Casas de acompañamiento a mujeres embarazadas.

55 5606 1376
55 3145 1493
CENTRIFAM
CENTRIFAM@centrifam
Leer más
Formación y atención en salud a mujeres y sus bebés.
cen.tri.fam@gmail.com
Anterior
Siguiente
WOOMB de México
WOOMB de Méxicowww.woombmexico
Leer más
Acompañamiento y asesoría en paternidad responsable

Metodo de la Ovulación Billings®

55 5560 5486
55 4058 0701
dirgralensenanza@yahoo.com.mx
Effethá Kum AC
Effethá Kum ACwww.effethakum.org/
Leer más
Prevención y postvención del suicidio y acompañamiento tanatológico.

56 1167 70135
effetha.kum@gmail.com
Fátima AC
Fátima ACwww.fatimaac.com
Leer más
Apoyo psicológico, legal, nutricional y formación integral para mujeres.

55 6276 2942
Anterior
Siguiente