5 actividades para vivir un Pentecostés en familia

¿Estás listo para descubrir las 5 actividades para vivir un Pentecostés en familia?

Nos hemos dado a la tarea de compartírtelas porque para muchos, Pentecostés es celebración, una misa más a la que hay que asistir. Pero para nosotros es UNA FIESTA MUY IMPORTANTE

En este post te invitamos a que la vivas de una manera más íntima, cercana y (¿por qué no?) DIVERTIDA: en el interior de tu familia

Hemos llegado a un momento importante dentro del calendario litúrgico que muchos católicos hemos apenas interiorizado.

El domingo pasado celebrábamos que Jesús ha ascendido a los cielos, llevando consigo su ser hombre, y nos ha apartado un lugar en la morada de nuestro Papá Dios. 

Esto a los apóstoles los podría haber dejado tristes, pues si lo viéramos desde una perspectiva humana, su mejor amigo, maestro y compañero por tres años se fue para siempre. 

Sin embargo, Jesús les había advertido a sus amigos: “Les conviene que yo me vaya; porque si no me voy, no vendrá a ustedes el Paráclito […]. 

Cuando venga él, el Espíritu de la verdad, los guiará hasta la verdad completa; pues no hablará por su cuenta, sino que hablará lo que oiga, y les explicará lo que ha de venir” (Jn 16,7.13).

Dones Espíritu Santo

La promesa de Jesús

Lo que Jesús le promete a sus apóstoles, y a nosotros por extensión, es que nos enviará su Espíritu: aquel amor que le tiene al Padre y que le permitió hablar de Él a quien quisiera escucharlo; que le permitió hacer milagros para que los demás creyeran que era el Hijo de Dios.

Que le permitía conocer las Escrituras y explicarlas con facilidad a quien quisiera oírlo. Por eso, al Espíritu santo Jesús le llama Paráclito, que en español significa “defensor”, “consolador”, “intercesor”, y eso es lo que nos promete: que el Espíritu santo nos ayudará a cumplir con el encargo que nos hace Jesús:

“Vayan, pues, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos. Bautícenlos en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enséñenles a cumplir todo lo que yo les he encomendado a ustedes” (Mt 28,19-20).

Con la llegada del Espíritu Santo, Jesús crea la Iglesia: el conjunto de fieles que creen en el Padre, en el Hijo y en el Espíritu y que buscan contagiar esa fe (y el mismo amor de la Trinidad) al mundo entero. 

Nuestra familia es Iglesia doméstica.

Somos un conjunto, chiquito, de personas, unidas por el amor que nos tenemos y por la fe que profesamos. 

Desde esa visión hoy te invito a que vivamos e interioricemos la solemnidad de Pentecostés: ¡Jesús nos manda a nosotros su santo Espíritu para que seamos profetas de esperanza para el mundo! ¡Y qué mejor que empecemos en nuestra propia casa, recibiendo al Paráclito! Así que…

Pentecostés

Les compartimos 5 actividades para vivir un Pentecostés en familia:


1. Hagan un origami de una paloma.

Con tu esposo o si tienes niños, háblales del Espíritu santo – hagan un origami de una paloma, representándolo. O enciendan una vela y explícales el fuego que el Espíritu enciende en nuestro corazón.

Al final del post, ve los videos sugeridos para aprender a hacerla.

2. En papelitos escribe los dones del Espíritu Santo:

  • Sabiduría
  • Fortaleza
  • Entendimiento
  • Consejo
  • Ciencia
  • Piedad
  • Temor de Dios


Colócalos en una canasta para que cada miembro de la familia tome un papel con el Don que le tocó. Compártanlos con los demás leyendo en voz alta el significado de cada don que les tocó.

3. Vivir la misa en familia. 

Si los miembros de la familia consideran que pueden ir a misa, vivan presencialmente en familia a la celebración de 

Pentecostés. ¡Qué mejor que comulgar en este día y llenarnos del Espíritu santo! Si no pueden acudir al templo, vean la celebración en línea: pueden colocar un altar en familia y prender una veladora como signo del fuego del Espíritu santo.

4. Cantar en familia. 

Hay canciones muy hermosas para invocar al Espíritu santo: te dejamos aquí abajo los títulos de algunas. ¡Pueden tener un momento de adoración al Espíritu santo en familia!
• Ven Espíritu Santo
• Inúndame
• Renuévame
• El espíritu de Dios está en este lugar


5. Orar en familia. 

Pidámosle al Espíritu santo, como nos recomienda el papa Francisco, por la paz en el mundo. Y también puede hacer alguna petición especial cada miembro de la familia.

Al finalizar, podemos rezar esta oración para el Espíritu santo:
Ven, Espíritu Santo,
Llena los corazones de tus fieles
y enciende en ellos
el fuego de tu amor.
Envía, Señor, tu Espíritu.
Que renueve la faz de la Tierra.
Oh Dios, que llenaste los corazones de tus fieles con la luz del Espíritu Santo; concédenos que, guiados por el mismo Espíritu, sintamos con rectitud y gocemos siempre de tu consuelo.
Por Jesucristo Nuestro Señor.
Amén.

ORACIÓN.

Te encomendamos Espíritu Santo a nuestras familias. Que seamos dóciles a tus dones para que tus frutos se vean reflejados en nuestro hogar. Amén.



SUGERENCIAS PARA HACER TU PALOMA DE ORIGAMI

Da click aquí para la PALOMA DE ORIGAMI FÁCIL

Da click aquí para la PALOMA DE ORIGAMI DIFÍCIL


Gisela Domínguez.

Ansiedad Psicólogo Católico

PSICÓLOGOS CATÓLICOS.

Recuerda que, si has intentado hacer algún cambio que te ha costado y no lo has logrado, o estás pasando por algún momento de dificultad o de crisis; existen profesionales (Psicólogos Católicos), que pueden acompañarte en el proceso y ayudarte a trabajar en ello.

Un Psicólogo Católico es un profesional de la Psicología, con un enfoque científico, fundamentado en la antropología cristiana-católica.

Psicólogo Católico.
Terapia de pareja.
Terapia familiar.
Terapia individual.

Red de Psicólogos Católicos / Cathodemia

¿te gusto este post?

Pentecostés

Deja un comentario

Table of Contents

Entérate de todo

Sé parte de nuestra gran familia digital Católica

Artículos relacionados

Ayúdanos

Calificando este post

Busca la pestaña roja en la pantalla ;)