¿Cómo orar en el matrimonio si mi esposo(a) no quiere?

La oración en el matrimonio.

¿Sabías que 95 de cada 100 parejas afirman que el orar desde “el corazón del matrimonio”, les ha ayudado a mejorar en su relación? 

¡Es muchísimo! 

No te puedo mentir yo también lo dudé. Es por eso que hace años que lo puse en práctica con mi esposa y me ha ayudado bastante el incluirla en mi oración para entender qué espera Dios de nosotros.

Te puedo decir que estar frente a Dios como matrimonio hace que aflore la humildad y el reconocimiento de nuestros errores.

Instrucciones:

En este post conocerás qué es “el corazón del matrimonio”. Harán un ejercicio que los llevará a construir “el corazón de su matrimonio” desde el cual tendrán ese encuentro con Dios.
Cabe decir que este ejercicio solo se hace una vez.

En un segundo post mostraremos el paso a paso de la oración del día a día, en donde usaremos el lugar que construiremos en este post (el corazón del matrimonio).

Y en el tercer post, te daré 5 puntos importantes a la hora de hacer oración desde el corazón del matrimonio.

Orar en pareja

Orar en pareja es lo mejor que puedes hacer. He escuchado a muchos colegas psicólogos hablar acerca de las actividades que fortalecen a los matrimonios, esta sin duda es una de ellas.

Muchos hablan de una cena cada fin de mes, otros de tener tiempos de calidad, unos más acerca de hacer ejercicio juntos.

Si bien es verdad que aportan, lo mejor que pueden hacer es tener momentos de oración juntos.

No es lo mismo que nuestra unión esté basada en nuestras propias fuerzas, las cuales son muy limitadas (súper limitadas), a que se una unión fortalecida por el amor de Dios, pues en este amor se nutre y fortalece nuestro vínculo matrimonial.

El matrimonio es un ejercicio de amar, un ejercicio de amor, y para ese ejercicio no nos bastan nuestras fuerzas humanas, necesitamos acudir a la fuente de amor que es Dios.

Esto nos lleva a darnos cuenta de que: si el matrimonio se trata de amar; es decir entregar el amor y como dice San Juan: “Dios es amor”, entonces el matrimonio se trata de entregar a Dios a nuestro cónyuge.

Es por eso que, si no acudimos a la oración que es el encuentro con Dios, no le entregaremos a nuestro cónyuge ese amor a lo Dios, si no entregaremos un amor humano, el cual es débil, temporal y muy pobre.

¿Orar desde el corazón del matrimonio?

Sí, una nueva manera de orar es hacerlo justamente desde “el corazón del matrimonio”.

“El corazón de nuestro matrimonio” es aquel lugar donde se encuentran tres corazones, tú corazón, con el de tu esposo(a) y con el de Dios.

Este es un lugar marcado por un encuentro, de hecho, es el encuentro mismo que crea ese lugar. Allí es donde establecemos una relación muy especial y personal entre Dios y nosotros.

En ese lugar-encuentro nos capacitamos para amar, es decir revisamos nuestras historias, nos quejamos de lo que pasa, reconocemos nuestros errores y escuchamos a Dios para así salir y amar al otro de una manera más verdadera.

Amar cada vez más a lo Dios, para así continuar de la mano en este camino de SANTIDAD llamado matrimonio. ¡Aja! ¡Qué bonito se escucha! ¿no creen?

Es hermoso pues implica la vida, de verdad la implica y en este dar la vida de manera verdadera, estamos llamados a ser felices. Todo esto con la ayuda de nuestro Padre Dios.

Si quieres saber más de cómo hacer oración desde “el corazón de nuestro matrimonio” te recomiendo leer o escuchar este post, también te dejo aquí el link de 5 geniales puntos para hacer oración desde “el corazón del matrimonio”.

matrimonio resurrección

¿Puedo orar desde “el corazón del matrimonio si mi esposo no quiere orar?

La respuesta es sí, cuando ustedes unieron sus vidas, Dios se ha comprometió con ustedes, pues son un solo corazón, una sola alma. 

Además, son dos hijos muy amados por Él, por lo que, cuando oramos desde “el corazón del matrimonio” la respuesta de parte de Dios – tiene un remitente, pero dos destinatarios- es decir tu corazón y el de tu cónyuge (haga o no haga oración).

Cuando yo oro, pero mi cónyuge no lo hace, no importa pues Dios también va suscitando, respuestas en el corazón de quien no ora.

Las gracias recibidas a través de la oración no solo se derraman al que ora si no a los dos.

¿Puedo orar desde el corazón del matrimonio si no tengo el sacramento del matrimonio?

Sí, pueden hacerlo, aunque no cuenten con el sacramento del matrimonio (ojalá pronto lo cuenten con ello).

Cabe decir que, si bien no son un matrimonio sacramentado, sí son un matrimonio “natural”, es decir la unión de un hombre y una mujer. Esa unión responde a una ley natural que también es voluntad de Dios.

Construyamos “nuestro corazón del matrimonio” (escúchalo)

Para una mejor experiencia recomiendo escuchar esta sección del post, en el audio es el minuto número (poner minuto)

Bueno pues sin más, ¡vamos construir ese lugar que debe de ser hermoso!

Cabe decir que “el corazón de nuestro matrimonio” lo deberás observar como un lugar seguro, un lugar donde no hay amenazas, pasado ni futuro es un lugar del “aquí y el ahora”, donde no importa lo que haya pasado en este lugar estas seguro.

Este es un lugar íntimo, es decir, que en este lugar-encuentro podrás abrir tu corazón con la seguridad de que no serás juzgado por nadie.

En este lugar puedes quitarte la armadura, la máscara, dejar la pose a un lado y mostrar tu corazón, así como este, así como está, y así sólo de esa manera se dará el verdadero encuentro con Dios nuestro padre.

Debe ser un lugar para ti, y más adelante podrás invitar a tu cónyuge. Toma encuentra que no puedes invitar a nadie más, no puedes traer a nadie ajeno a ustedes.

Es decir, estamos nosotros, mi mamá o mi suegra y Dios (no eso no se puede), o tampoco nosotros con nuestros mis hijos y Dios (tampoco), solo ustedes dos y nadie más.

Ten en cuenta estos puntos a la hora de crear y experimentar ese lugar llamado “el corazón del matrimonio”, una vez aclarado los puntos, vamos al ejercicio.

Ejercicio para construir “el corazón del matrimonio”.

Primero que nada, te voy a pedir dos cosas. La primera es que hagas conmigo el ejercicio y evites pensamientos que te distraigan y la segunda es que por lo que más quieras no te duermas.
Busca un lugar tranquilo, sin distracciones, donde puedas contar con 15 minutos de privacidad. Si este podcast lo están escuchando en pareja mucho mejor, pero si no te preocupes, no importa de todos modos hablare en singular.
Siéntate en una silla, cierra tus ojos y recárgate en el respaldo, si alcanzas pon los pies en el piso y relájate.
Si prefieres poner una música que te facilite el ejercicio está bien, solo no te duermas.

primer paso para amar

Vamos a poner atención en nuestra respiración haciendo conciencia de como entra y sale el aire en nuestras fosas nasales y llega a nuestros pulmones.
Inhalamos… exhalamos, recuerda hacerlo hondo y profundo, continua…
Ahora cada vez que exhalemos, dejaremos ir todo aquello que tenemos pendiente, aquello que nos preocupe, todo…
Imagínate que en el abdomen tienes un globo y cada vez que inhalas llenas ese globo y cuando exhalas lo desinflas en su totalidad. Inhala y exhala.
Ahora imagínate un lugar, puede ser real o imaginario, un lugar sagrado especial para ti, un lugar que te facilite percibir la presencia de Dios.
Como si fuera el monte Sinaí, donde Moisés se encontraba con Dios, un lugar que te lleve a su presencia.
Insiste en ese lugar, observa… Pon atención en los detalles percibe cómo es la luz de ese lugar. Observa lo que está cerca, pon atención que hay debajo de tus pies. Ten conciencia de cómo se siente estar aquí.

Percibe cuál es la temperatura del lugar. Pon especial atención a qué huele.
Recuerda que este es un lugar muy seguro, es un lugar tuyo solo tuyo y es muy seguro
Este lugar será donde inicien esos encuentros de amor, será como tú Sagrario, quédate un momento ahí, sigue observando
Te voy a invitar encontrar en ese lugar un rincón especial donde harán sus encuentros, puede ser una banca, palapa, altar, o lo que gustes, que haga ese espacio propio para el encuentro de los tres.
Ahora te voy a pedir que traigas a tu esposa/o, por favor trata de no evocar algún sentimiento negativo con respecto a él o ella, si es así omite este paso. (más adelante puedes intentarlo de nuevo)…
Pueden los dos recorrer el lugar y dar un pequeño paseo y terminar en ese lugar especial de encuentro…
Ahora por favor imagínate silueta que se acerca a ese lugar especial, es Jesús.
En este lugar en el cual te sientes tan seguro, ahora está Jesús contigo y es por eso que te sientes tan seguro, sabes que él está y estará aquí contigo siempre, y así este lugar es más seguro. ¡Experiméntalo!
Quédense un momento en este lugar sin hablar.
Pasado un momento, por favor vuelve a respirar hondo y profundo. Y poco a poco ve tomando conciencia de todo tu cuerpo, siente como estas sentado, siente tus pies como están apoyados sobre el suelo.
Ahora poco a poco abre tus ojos y regresa conmigo.
¡Excelente!, cuéntanos en los comentarios, como te fue.
¡Listo!
Hemos construido tu lugar seguro es decir “el corazón del matrimonio”
Recuerda no es necesario que repitas este ejercicio cada vez que hagas oración. Cuando estés en ese momento y toque meditar, cierra tus ojos y entra en ese lugar para continuar el encuentro.
Este es el primer de tres post que les enseñaran a orar en matrimonio.
El segundo nos llevará directo a la práctica, es decir nos hablara de como utilizaremos lo que hoy hemos trabajado Y el tercero serán 5 puntos prácticos a tomar en cuenta a la hora de hacer oración desde “el corazón de nuestro matrimonio.

Matrimonio en crisis

Además, te dejaremos el link de grupos de matrimonios que ya están haciendo oración y que usan el mismo camino para hacer oración.
Importante: Si tienen alguna situación que resolver y creen que necesiten trabajar para poder orar de mejor manera desde “el corazón de tu matrimonio”, puedes dar clic en lateral de este post para platicar con alguno de nuestros psicólogos y consultores católicos, o también puedes entrar a nuestro servicio de psicólogos católicos en la sección de consultoría o terapia de pareja.
Oración

En nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Padre Santo, te doy gracias por que eres bueno con nosotros, te quiero pedir por todos los matrimonios que nos escuchan, por favor ayúdales, fortaléceles, ilumínales para que, con tu gracia, puedan orar y por medio de ese encuentro recibir las gracias para amar más y de mejor manera.
Ten misericordia de aquellos que se encuentran en situaciones difíciles, en especial aquellos que están por romperse, ayúdalos, fortalécelos, que sus corazones se vuelvan a la fuente del verdadero amor que eres tú.
Y así se reencuentren encontrar entre sí y al mismo tiempo contigo para renacer en el amor.
Sagrada Familia ruega por nosotros amén.
Que la paz este con ustedes

Psi Jesús Ramos.


PSICÓLOGOS CATÓLICOS.

Recuerda que, si has intentado hacer algún cambio que te ha costado y no lo has logrado, o estás pasando por algún momento de dificultad o de crisis; existen profesionales (Psicólogos Católicos), que pueden acompañarte en el proceso y ayudarte a trabajar en ello.
Un Psicólogo Católico es un profesional de la Psicología, con un enfoque científico, fundamentado en la antropología cristiana-católica.

Psicólogo Católico.
Terapia de pareja.
Terapia familiar.
Terapia individual.

Red de Psicólogos Católicos / Cathodemia

¿te gusto este post?

primer paso para amar

Deja un comentario

Table of Contents

Entérate de todo

Sé parte de nuestra gran familia digital Católica

Artículos relacionados

Ayúdanos

Calificando este post

Busca la pestaña roja en la pantalla ;)