fbpx

.

Los afectos y sus efectos

La afectividad es un área esencial para el ser humano.

Los afectos son primordiales para el sano engranaje que impulsa y da estructura a la vida psicoemocional de la persona, afectando directamente en la conducta.

En cualquier etapa de la vida, el hombre y la mujer necesitan del afecto para poder vivir con plenitud y alegría, sin él nuestra existencia queda gravemente dañada.

Desde recién nacidos comenzamos a comunicar con gestos cariñosos y sonrisas.

Vamos creciendo con un apapacho que anima a seguir adelante.

Ante una crisis, un buen abrazo y un gesto de cariño puede ser mucho más benéfica que una sesión de psicoanálisis, y nos puede consolar más que mil palabras.

Condiciona nuestra conducta y reafirma nuestra identidad.

De aquí la importancia de la familia y el núcleo familiar, ahí conocemos y ordenamos nuestros afectos, vínculos y relaciones afectivas

No podemos olvidar que el afecto es una forma de amor, que considero es por eso que nos cuesta tanto llegar a la “médula” de nuestros afectos.

El ser humano es un ser social, que logra su desarrollo óptimo en contacto con el “otro”, el afecto es una necesidad primaria del ser humano, impulsa a lograr un óptimo desarrollo.

Pues somos seres incompletos, necesitados de los demás, de su reconocimiento, de su cariño, de su aprecio, de su amor.

constructores de paz, los afectos

Una persona que no aprecia a sus semejantes está incapacitada para cualquier muestra de afecto.

El trato cotidiano de unos con otros en la medida que es afectuoso, se consolida en la amistad.

Y, sin embargo, desviamos nuestros afectos a objetos o animales, quizá por temor a comprometernos con alguien semejante a nosotros mismos, porque el amor, requiere compromiso, requiere esfuerzo, reciprocidad y compromiso.

Otras veces confundimos, es tanta nuestra necesidad de recibir el afecto, que confundimos una buena amistad, o compañía, con el amor, y es cuando este duele y nos deja heridas difíciles de sanar.

El amor a los demás es un recurso interior capaz de transformar al que lo brinda y al que lo recibe. El amor siempre busca el bien y el desarrollo integral de la persona. Manifestar nuestro afecto es la forma más eficaz de robustecer los lazos de unión.

Quiero invitarle a la reflexión;

para ponerle nombre y ordenar los afectos con los que te toca vivir. Amistad, pasión, amor, fraternidad, caridad, obsesión.

Si te sientes confundido o te cuesta está reflexión. Busca ayuda profesional.

En el Pontificio Instituto para la Familia Juan Pablo II; nos formamos para poder acompañar en este proceso a la persona humana.

El afecto es una forma de expresar el amor, de ahí su importancia. El mandamiento máximo es “Ama a tu prójimo como a ti mismo” Mt. 22,39, Citando a San Agustín “Ama y haz lo que quieras”

Ama si duele…es amor propio…el amor no duele…el amor, como Dios manda es felicidad de donación.

Oración.

Señor te pido por las personas que lean este artículo, sean consientes de la importancia de sanar y fundar sus afectos en roca firme, en el amor de Dios. Amén.

Victoria Mijares

Soy Victoria Mijares

y sería un honor para mí ser tu consultora familiar.

Formo parte de…

¿te gustó este post?

PSICÓLOGOS CATÓLICOS.

Recuerda que, si has intentado hacer algún cambio y no lo has logrado, o estás pasando por algún momento de dificultad; existen profesionales (Psicólogos Católicos), que pueden ayudarte a trabajar en ello.

Un Psicólogo Católico es un profesional de la Psicología, con un enfoque científico, fundamentado en la antropología cristiana-católica.

Psicólogo Católico. Terapia de pareja. Terapia familiar. Terapia individual.

Tabla de contenido

Sé parte de nuestra gran familia digital Católica

Artículos relacionados