.

La configuración de la mente y el vacío existencial

¿Configurar la mente?

Santo Tomás de Aquino tiene una concepción importante sobre cómo está configurada la mente humana y cómo esto se relaciona con la experiencia del vacío existencial.

Su objetivo es explorar los principios que forman nuestra personalidad y ofrecer posibles soluciones para este problema.

La mente como imagen de la Trinidad (0:00:18)

  • Santo Tomás de Aquino sostiene que la mente fue hecha a imagen de la Trinidad.
  • Esta imagen se refleja tanto en el plano natural como en el sobrenatural.
  • La configuración de la mente está determinada por las potencias intelectuales: memoria, inteligencia y voluntad.

Participación en lo divino (0:02:06)

  • Las potencias intelectuales reflejan la naturaleza divina.
  • La mente imita a Dios al ser intelectual, no solo en términos cognitivos sino también afectivos.
  • La inteligencia es una participación en nosotros de la luz divina.

Desarrollo dinámico de la mente (0:06:48)

  • La configuración de la mente no es estática, sino dinámica.
  • A medida que desarrollamos hábitos y realizamos actos intelectuales o espirituales, nuestra mente alcanza su perfección.
  • El verdadero desarrollo personal implica desplegar nuestra mente.

03:23 Profundizando en la configuración de la mente

Resumen de la sección: En esta sección, el orador profundiza en la idea de cómo está configurada la mente según Santo Tomás de Aquino.

Explica que la expresión “mente” proviene de “medir” y denota aquello que es principal en el hombre y designa su naturaleza más profunda.

La mente está formada por las facultades intelectuales: memoria, inteligencia y voluntad.

Semejanza con Dios (0:03:49)

  • Las facultades intelectuales reflejan la naturaleza divina.
  • La mente imita a Dios al ser intelectual y participar en la luz divina.
  • La semejanza con Dios es una expresión y perfección de la imagen.

Despliegue progresivo (0:07:14)

  • El despliegue de nuestra personalidad implica desarrollar hábitos y realizar actos verdaderamente intelectuales o espirituales.
  • A medida que desplegamos nuestra mente, alcanzamos nuestra perfección personal.

Conclusiones

La configuración de la mente humana según Santo Tomás de Aquino refleja la imagen de Dios y se da tanto en el plano natural como en el sobrenatural.

Nuestra personalidad se forma a través del desarrollo dinámico de las facultades intelectuales, lo cual nos permite alcanzar nuestra perfección personal.

Comprender esta configuración puede ayudarnos a abordar el vacío existencial y encontrar soluciones para este problema tan relevante en nuestros días.

pensando, configuración de la mente

09:33 Configuración de la mente en el orden natural y de la gracia

En esta sección se habla sobre los tres niveles en los cuales se da la imagen de Dios en nosotros.

En el orden natural, nuestra mente se configura para conocer y amar a través del conocimiento y amor al mundo, a uno mismo ya Dios.

En el orden de la gracia, esta configuración se perfecciona mediante la luz de la gloria.

Configuración natural de nuestra mente (Orden Natural)

  • La mente humana tiene una configuración natural para conocer y amar.
  • Conocemos y amamos al mundo, a nosotros mismos ya Dios.
  • Esta configuración es imperfecta en esta vida.

Configuración en el orden de la gracia (Orden Sobrenatural)

  • En el orden sobrenatural, nuestra configuración se perfecciona.
  • Alcanzamos una configuración perfecta en la vida eterna con la visión beatífica.
  • El conocimiento y amor a Dios son más perfectos en este nivel.

10:00 Conocimiento y amor como despliegue de nuestra personalidad

Nuestra personalidad se despliega a través del conocimiento y amor.

Santo Tomás enseña que podemos conocer y amar tres cosas: el mundo, nosotros mismos y Dios.

Cada uno tiene características diferentes pero están conectados.

La imagen más perfecta de Dios se da incipientemente en el conocimiento de sí mismo y en el conocimiento de Dios.

Tres cosas que podemos conocer y amar

  1. Podemos conocer y amar al mundo, a nosotros mismos ya Dios.
  2. Cada uno de estos conocimientos tiene características diferentes.
  3. Todos están conectados y se despliegan a través del conocimiento y amor.

Imagen más perfecta de Dios

  • La imagen más perfecta de Dios se da en el conocimiento de sí mismo y en el conocimiento de Dios.
  • La mente humana entra dentro de sí misma, se conoce a sí misma y engendra un verbo idéntico a sí misma.
  • Esta semejanza con las personas de la Trinidad es más perfecta cuando alcanza el conocimiento de Dios.

10:27 Conocimiento de sí mismo y conocimiento de Dios

El conocimiento más perfecto se da cuando la mente humana entra dentro de sí misma, se conoce a sí misma y conoce a Dios.

Al conocer su interioridad, el hombre puede remontarse a su origen que es Dios.

Estos actos imitan las operaciones divinas y revelan el fin último del hombre.

Conocimiento incipiente en la interioridad

  • La imagen más perfecta se da incipientemente en el conocimiento de sí mismo y en el conocimiento de Dios.
  • La mente humana entra dentro de sí misma, se conoce a sí misma desde su propia existencia.
  • A partir del autoconocimiento, el hombre remonta hacia su origen que es Dios.

Imitando las operaciones divinas

  • Los actos del hombre imitan las operaciones divinas.
  • El hombre descubre su fin último que es Dios, causa de su propia existencia y fin también de su vida.

11:20 Configuración natural e imitación divina

La configuración natural de la mente humana le permite tener interioridad y remontarse a Dios como causa y origen de su existencia.

Al tener capacidad de volver sobre sí misma, la mente humana puede imitar las operaciones divinas y alcanzar una semejanza más perfecta con Dios.

Configuración natural e imitación divina.

  • La configuración natural de la mente humana le permite tener interioridad.
  • Al tener interioridad, el hombre puede remontarse a Dios como causa y origen de su existencia.
  • La mente humana puede imitar las operaciones divinas y alcanzar una semejanza más perfecta con Dios.
configuración de la mente

12:17 Vocación a lo sobrenatural y dependencia de la gracia

El hombre tiene una vocación a lo sobrenatural, pero esta vocación solo se realiza mediante la gracia divina.

Existe una tendencia en el hombre hacia una unión más perfecta con Dios, pero esta unión depende exclusivamente de la gracia.

El conocimiento del fin último del hombre se da tanto en el orden natural como en el orden sobrenatural.

Vocación a lo sobrenatural

  • El hombre tiene una vocación a lo sobrenatural.
  • Existe una tendencia en el hombre hacia una unión más perfecta con Dios.
  • Esta unión depende exclusivamente de la gracia divina.

Conocimiento del fin último

  • El conocimiento del fin último del hombre se da tanto en el orden natural como en el orden sobrenatural.
  • En el orden natural, es un conocimiento causal del origen.
  • Por la gracia, este conocimiento se vuelve más personal y hay una verdadera habitación de la vida de Dios en nosotros.

13:38 La experiencia de la gracia y el vacío subjetivo

La vida de gracia implica una configuración más personal y una verdadera habitación de la vida de Dios en nosotros.

Sin embargo, mientras no esté completa esta presencia de Dios en el alma, puede haber una sensación subjetiva de vacío.

Esta experiencia puede ser percibida como oscuridad o un abismo que solo puede ser completado por la iniciativa divina.

Configuración personal y habitación divina.

  • La vida de gracia implica una configuración más personal y una verdadera habitación de la vida de Dios en nosotros.
  • Mientras no esté completa esta presencia divina, puede haber una sensación subjetiva de vacío.
  • Esta experiencia puede ser percibida como oscuridad o un abismo que solo puede ser completado por la iniciativa divina.

El vacío subjetivo y dependencia de la gracia

  • El hombre experimenta un vacío subjetivo cuando percibe su apertura hacia algo que lo supera.
  • Esta vocación a lo divino depende exclusivamente de la gracia divina.
  • No hay predisposición para la gracia, pero hay algo en la configuración natural que hace al hombre sujeto de ella.

15:01 Dependencia de la bondad divina y vida misma de la gracia

Resumen de la sección: El hombre es sujeto de la gracia debido a algo en su configuración natural, pero esto debe ser completado por la bondad divina.

La vida misma de la gracia es producida por Dios y depende completamente del acto gratuito y misericordioso del Señor.

En esta experiencia, puede haber oscuridad y vacío subjetivo hasta que la gracia se despliegue en toda su plenitud.

Sujeto de la gracia y bondad divina

18:41 La disposición interior y la inclinación trascendente del hombre.

En esta sección, se explora la disposición interior del ser humano y su inclinación hacia lo trascendente.

Se menciona que cuando una persona vuelve sobre sí misma y profundiza en su interioridad, puede encontrarse consigo misma y también con Dios como causa suya.

Esta inclinación trascendente debe ser completada por Dios a través de la gracia.

Disposición interior y encuentro con lo trascendente

  • La persona que vuelve sobre sí misma puede experimentar una cierta oscuridad en esa contemplación sobrenatural.
  • Esta oscuridad puede percibirse como luminosa y positiva, pero también puede ser vista como negativa si la persona entrar rechaza en ella.
  • Algunas personas pueden interpretar esta oscuridad como soledad en lugar de oscuridad.
  • Si el hombre no quiere entrar en esa soledad o en esa oscuridad interior para acercarse a Dios, ese vacío se vuelve negativo.
 
Psicólogo Católico, configuración de la mente

21:03 La noche oscura previa a la purificación

En esta sección, se habla de una “noche oscura” previa a toda purificación que produce la gracia.

Se menciona que esta noche oscura es un llamado a la interioridad y puede ser experimentada como un vacío o una oscuridad por parte del individuo.

Esta primera oscuridad no tiene todas las características de la noche oscura descrita por San Juan de la Cruz.

La noche oscura previa a toda purificación.

  • La noche oscura previa a la purificación es una etapa de acercamiento a la vida de la gracia.
  • En esta etapa, el hombre puede percibir una cierta oscuridad y vacío en su interior.
  • Esta primera oscuridad no tiene todas las características de la noche oscura descrita por San Juan de la Cruz.
  • Es un proceso en el que la acción de la gracia y la conversión de la persona juegan un papel importante.

22:41 La noche oscura según San Juan de la Cruz

En esta sección, se explora el concepto de “noche oscura” según San Juan de la Cruz.

Se menciona que esta noche es llamada así por tres razones: porque se debe carecer de los apetitos mundanos, porque el camino del alma es a través de la fe y porque se dirige hacia Dios.

Esta transformación hacia algo superior puede ser percibida como oscuridad debido a su naturaleza sobrenatural.

La noche oscura según San Juan de la Cruz

  • La noche oscura es llamada así por tres razones: falta de apetitos mundanos, camino del alma a través de la fe y dirección hacia Dios.
  • Esta transformación hacia algo superior puede ser percibida como oscuridad debido a su naturaleza sobrenatural.
  • Cuando una persona es generosa con las movimientos divinas, esta oscuridad puede ser vista como positiva.
  • No todas las personas experimentan este vacío o soledad como algo negativo; para algunos, puede ser un llamado a convertirse.

26:03 El rechazo al vacío o la oscuridad interior

En esta sección, se aborda el tema del rechazo al vacío oa la oscuridad interior.

Se menciona que este rechazo puede producir una oscuridad negativa y está relacionado con la tristeza y el vicio de la acedia.

Santo Tomás de Aquino describe cómo este rechazo configura negativamente a toda la personalidad.

El rechazo al vacío o la oscuridad interior

  • El rechazo al vacío oa la oscuridad interior produce una oscuridad negativa.
  • Este rechazo está relacionado con sentimientos de tristeza y el vicio de la acedia.
  • Santo Tomás de Aquino describe cómo este rechazo configura negativamente a toda la personalidad.
  • Es importante no percibir esta oscuridad como algo malo, ya que puede ser un llamado a convertirse.

26:58 La naturaleza herida pero inclinada hacia lo trascendente

En esta sección, se destaca que aunque la naturaleza humana está herida por el pecado, sigue teniendo una inclinación hacia lo trascendente.

Se menciona que cuando una persona vuelve sobre su interior y experimenta ese vacío o esa oscuridad, no necesariamente tiene un sentido negativo.

Puede ser un llamado a convertirse y vivir una verdadera vida de gracia.

La naturaleza herida pero inclinada hacia lo trascendente

  • Aunque la naturaleza humana está herida por el pecado, sigue teniendo una inclinación hacia lo trascendente.
  • Cuando una persona vuelve sobre su interior, puede experimentar un vacío o una oscuridad que no necesariamente es negativa.
  • Este vacío o oscuridad puede ser un llamado a convertirse y vivir una verdadera vida de gracia.
  • La tendencia hacia lo trascendente sigue presente en la configuración natural del hombre.

27:58 La tristeza y sus consecuencias.

En esta sección se explora cómo la tristeza puede llevar al hombre a apartarse de lo que le entristece y buscar placer en otras cosas.

También se analiza el proceso de huida de la tristeza, que implica rehuir lo que contrista y luego impugnar lo que causa tristeza.

Se menciona cómo la tristeza por los bienes espirituales puede generar rencor y malicia, así como impulsar al individuo hacia placeres exteriores.

La huida de la tristeza

28:20 La tristeza lleva al hombre a apartarse de lo que le entristece.

28:47 El individuo impugna los bienes espirituales que le causan tristeza.

29:12 Esta impugnación puede dirigirse hacia quienes proponen bienes esos o hacia los propios bienes, generando rencor o malicia.

29:37 La hija de la sidia es la divagación de la mente por lo ilícito, pasando de un vicio a otro.

El vacío existencial negativo

30:04 Santo Tomás habla de una divagación desorientada de la mente hacia cosas malas.

30:30 Este vacío existencial adquiere un sentido negativo cuando hay temor o rechazo a encontrarse con Dios.

30:59 Es importante comprender cómo está configurada la mente humana desde el punto de vista natural y según el orden de la gracia.

31:25 Una psicología católica no puede ignorar el vacío existencial y debe considerar el sentido de la vida.

31:53 La ayuda a las personas debe abordar aspectos más amplios relacionados con el desarrollo pleno de la personalidad.

32:33 El hombre alcanza la verdadera felicidad al completar su imagen y semejanza de la Trinidad con la ayuda de la gracia.

Psicólogos Católicos

Autor: Dra. Patricia Schell

Extracto de la conferencia: La configuración de la mente y el vacío existencial

Institutum Internationale

Si estás buscando a un profesional que te acompañe  en este proceso para educar a tus hijos, visita nuestra sección de Psicólogos y Consultores Católicos Catholizare.

¿te gustó este post?

PSICÓLOGOS CATÓLICOS.

Recuerda que, si has intentado hacer algún cambio y no lo has logrado, o estás pasando por algún momento de dificultad; existen profesionales (Psicólogos Católicos), que pueden ayudarte a trabajar en ello.

Un Psicólogo Católico es un profesional de la Psicología, con un enfoque científico, fundamentado en la antropología cristiana-católica.

Psicólogo Católico. Terapia de pareja. Terapia familiar. Terapia individual.

Table of Contents

Sé parte de nuestra gran familia digital Católica

Artículos relacionados