fbpx

.

Examina tu consciencia

Es momento de detenernos y examinar

De ir a fondo de nuestra vida, examina tu consciencia para descubrir los momentos que nos han hecho caer en la inconsciencia y descubrir que estamos adormilados por ella.

Para revisar que es lo que está sucediendo en nuestro corazón, un momento de poder profundizar y ser honestos con nosotros mismos.

Sabemos que tenemos un Padre amoroso, que nuestra vida está hecha para más, que “mi vida es para cosas más altas”.

Te invito a que imagines tu vida que es un campo, ¿cómo vez ese campo? ‘Esta seco, verde, con maleza, con espiga, hay árboles, tiene frutos?

Recorre tu campo junto con Jesús. Jesús esta poniendo varias semillas en él. Este campo es tu corazón.

Estas semillas sembradas por Jesús las debemos de cuidar, e irles poniendo los nutrientes que las van hacer germinar , esas semillas son lo que estamos recibiendo en cada charla.

Este momento es de echar un vistazo a mi vida

A mi corazón, ver cómo esta mi campo, qué he hecho con el, qué tanto he cuidado esas semillas.

Esta primer semilla que se me ha dado es la del regalo de la vida, de cuidar mi llamado a conocer el amor.

Y no el amor humano, sino el amor de un Padre que me ha dado la vida para vivirla con él.

¿Qué he hecho con esta vida que se me ha entregado para vivirla como un hijo e hija de Dios?

 

Me gusta mucho profundizar la cita de Mt. 3, 17  “Este es mi hijo, el amado, en él me complazco”.

Y me lleva a degustar cuando nos bautizaron, contemplar que esas palabras también nos las dice nuestro Padre.

Nos regalo una vida nueva y ahí inicia mi camino de vivirme en estrecha amistad con él, de conocer su amor.

Pero, ¿Cuál ha sido el camino que he tomado? ¿Que he echo con mi corazón y con mi vida? ¿Realmente me he vivido como su hija amada?

Yo ahora que trabajo con adolescentes me pongo mucho a profundizar, que el mundo hoy más que nunca nos lleva a vivir en una plena inconsciencia.

Una inconsciencia de no vivirte como hijo e hija de Dios, de vivir sin Dios como tu Padre.

Ahora es una promoción vivir en una plena desconexión de Dios.

En todos lados nos hablan de todo menos de Dios, nadie nos habla de lo que es vivir en inconsciencia y las causas de esta misma.

Vivir en inconsciencia: no reconocer los límites a los que puedes llevar tu vida

 Y que sin darnos cuenta, ponemos en riesgo nuestra consciencia.

Escuchamos mucho, ¡por que vida solo hay una, hay que disfrutarla!.

Y así podemos tener un sin fin de invitaciones que nos hace el mundo, los amigos, el ambiente laboral, etc, invitaciones de “vive sin Dios, no lo necesitas”.

Y estas son las primeras dosis para ir descuidando tu campo, comenzar a adormilarte de lo que vivirte como hijo e hija de Dios.

Se me viene mucho la cita de Os 11, 2 “Cuanto más les llamaba más se alejaban de mí, pero ellos no reconocían que yo cuidaba de ellos”.

Cuántas veces Dios me ha llamado y sigue dando su vida por mi y yo no le escucho, no lo reconozco en mi vida.

Por que en mi mente están mis metas, mis sueños, pero realmente esos son para aspirar el cielo o solo por cumplir metas terrenales que me darán vana gloria.

Esta cita me lleva a profundizar en todas las veces que termino haciendo lo que no quiero y no hago lo que quiero.

Sabemos que no lo debemos de hacer y terminamos haciéndolo, como un ejemplo para tenerlo más gráfico.

Los temas que hoy están de moda en nuestra sociedad, la inseminación artificial.

Quieres ser madre, pero no necesitas de un hombre, el vivir en unión libre,

Total si se cansan se dejan, la normalidad del divorcio ya no me haces feliz me separo, quieres tener éxito y haces actos de corrupción, etc.

Todo esto en ocasiones, son una fuerte ola de influencias que en ocasiones terminan por destruir lo que no valoramos, que es el regalo de la vida.

Y no es que esto no sea vivir, es que el regalo que te dio Dios de tu vida es para que la vivas feliz, cimentada en la verdad de vivirte como hijo e hija de Dios.

Inconsciencia vs consciencia

Un huracán, hay una alerta que se aproxima pero pueden hacer caso omiso a esa alerta, cuando llega el huracán genera desastres irreversibles en ocasiones.

Así es cuando nosotros callamos la voz de Dios en mi conciencia.

Y termino viviendo o haciendo lo que no quería, no me doy cuenta de lo que me lastime y el posible daño que genere en los que amo.

Y retomo este planteamiento que he hecho con mi vida, ¿De que está llena?, ¿Cómo estoy viviendo, con consciencia o estoy en plena inconsciencia?

La inconsciencia nos va llevando a creer que lo que vivimos, es lo que debemos de creer y no vivimos de acuerdo a lo que creemos, si soy una hija de Dios debo de vivirme como tal “Vive lo que crees y no creas lo que vives”.

A veces terminamos creyendo que como vivimos es lo correcto.

La consciencia se puede formar o deformar, una consciencia bien formada nos invitara a actuar de acuerdo a nuestros principios y convicciones.

Una consciencia deformada puede presentarnos por bueno lo malo y sobre todo resalta mucho, el no le hago daño a nadie y lo vamos normalizando.

Esto quiere decir que no por que los demás vivan así, esta bien vivir como ellos por que ese no es el sueño de Dios para ti. Por que tu naciste para cosas mas altas.

Jn. 12, 40 “Ha cegado sus ojos, ha endurecido su corazón, para que no vean con los ojos ni comprendan con su corazón”

Mis ojos están ciegos de ver las propuestas de vida que no son dignas de una hija de Dios.

Hablo de vivir en unión libre con mi pareja, de buscar los placeres, de centrarme solo en mí, de aspirar a las cosas materiales.

O el reconocimiento, de mi orgullo, de no anhelar un noviazgo en santidad o aspirar al matrimonio.

O buscar que alguien cubra mi necesidad afectiva o esta centrado en lo que yo anhelo, o cumplir lo que la sociedad dice.

consciencia, inconsciencia, suicidio

Y así comenzamos a irnos acostumbrando a la inconsciencia

Por el hábito del pecado nos vamos quedando ciegos, y vamos normalizando todo lo que esta sucediendo a nuestro alrededor.

Lo vamos normalizando todo lo que es la inconsciencia hasta llegar al punto de perder la conciencia de nuestros actos.

Vivir ya en una plena inconsciencia me lleva a hacer cosas deshumanizantes, puedo asesinar, dañarme, dañar a los demás, nuestras decisiones nos afectan y afectan a los demás .

Ap. 3, 17 tu dices… soy rico, me he enriquecido, nada me falta. Y no te das cuenta de que eres un desgraciado, digno de compasión, pobre , ciego y desnudo.

Realmente identificar que he estado viviendo en un estado de inconsciencia me lleva a ver que mi campo esta en riesgo.

Ahora estoy identificando lo que le he hecho, me doy cuenta que me he convertido en alguien que no quería ser, he tomado decisiones que no quise tomar.

Ahora me doy cuenta de que he deformado mi conciencia. (Lc. 22, 3-6) y Jesus te dice: pueblo mío ¿qué te han hecho?

Lc. 19, 41-42 Al acercarse y ver la ciudad, lloró por ella y dijo: “Si al menos en este día tú también conocieras los caminos de la paz.

Este momento es para identificar que tu vida esta riesgo, para hacer una autoevaluación junto con Jesús desde la oración.

Darnos cuenta en qué sitios y momentos he acallado la voz de mi consciencia, haciéndole caso a otras voces que me han llevado a caer en esta inconsciencia.

“El que te creó sin ti, no te salvara sin ti”.

Oración:

Querido Padre, te encomendamos nuestras vidas, enséñanos a discernir entre lo bueno, lo agradable y lo perfecto en medio de las circunstancias y situaciones que vamos viviendo.

Cuida y enséñanos a cuidar este sitio tan sagrado que tenemos que es nuestra consciencia, que no dejemos escuchar tu voz aún cuando hay otras más voces que quieran acallarla.

Que podamos permanecer en ti mediante un diálogo continuo. Amén.

¿te gustó este post?

PSICÓLOGOS CATÓLICOS.

Recuerda que, si has intentado hacer algún cambio y no lo has logrado, o estás pasando por algún momento de dificultad; existen profesionales (Psicólogos Católicos), que pueden ayudarte a trabajar en ello.

Un Psicólogo Católico es un profesional de la Psicología, con un enfoque científico, fundamentado en la antropología cristiana-católica.

Psicólogo Católico. Terapia de pareja. Terapia familiar. Terapia individual.

Table of Contents

Sé parte de nuestra gran familia digital Católica

Artículos relacionados